Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús - 26 Octubre 2015

El Reino de Dios y la Divina Voluntad en Nuestros Sagrados Corazones Unidos 
Estas enseñanzas son para las almas fieles, para mis niños que aman Mis Instrucciones y que desean ser conducidos por el camino de la verdadera Sabiduría y la verdadera Vida que procede de la Santísima Trinidad del infinito Amor. 

Querido hijo, Mi Sagrado Corazón y el Doloroso e Inmaculado Corazón de Mi Santa Mamá estuvieron profundamente unidos en la tierra como ahora están en el Cielo unidos por el Infinito Amor. Y así como para Mi Sagrado Corazón hacer la Voluntad de Mi Padre era mi único alimento, así también lo era para Mi Madre (la que mantenía con Vida y con Amor encendido Nuestros Corazones Unidos) hacer la Voluntad amorosa y perfecta del Padre. Esa Voluntad nos unía totalmente el Reino de Dios ya que la Voluntad de Mi Padre es que su Reino estuviera en todos los corazones y vivieron su Reino en Divina Voluntad. Vivir la Divina Voluntad es vivir el Reino de Mi Padre, y vivir el Reino de Mi Padre es vivir en la Divina Voluntad. En Nuestros Dos Corazones, el de Mi Madre y el Mío, se da una perfecta comunión del Reino de Dios vivido en Divina Voluntad. Hijo, vivir el Reino de Dios, actuar, estar, sentir y amar el Reino de Mi Padre Dios, es vivir, actuar, estar y amar la Divina Voluntad. La Divina Voluntad se hizo vida en Nuestros Corazones Unidos en el Amor, amando la Ley de Dios, haciendo lo que es agradable a sus Ojos, viviendo para Él, únicamente por puro Amor a Dios Padre. En todo quería Nuestros Corazones agradable. Hijo, para luego crecer en ese caminar de amor evangélico-eucarístico viene el auxilio del Espíritu Santo Quien, luego que el alma se decide a seguirme en el camino de la conversión, le guía, le ilumina, y le limpia del mundo y de sus ataduras, es liberada mostrándole la Verdad y llevándolo a la plenitud del Amor de Dios. Cuando el alma se deja conducir con radicalidad y firmeza, logra asemejarse a Mí y transformados en Mí, se inician a vivir el Reino de Dios. 

El Reino de Dios es cuando un alma se ha dejado gobernar totalmente y en perfecto amor por la Divina Voluntad de Mi Padre Dios. Mi Madre, que nació en el Amor de la Divina Voluntad, condujo a mi padre adoptivo San José por este caminar. Invoca también la intercesión de San José, nadie mejor que él, conoce este caminar espiritual del Reino de Dios en la Divina Voluntad de Amor. Hijito, ora por Francia que caminará hacia el Reino de Dios pero antes deberán ser cumplidas y ya se están cumpliendo las profecías que fueron dadas por orden de la Divina Voluntad. 

La corrección que la Divina Voluntad envía por orden de Mi Padre para Centroamérica está pronto para empezar, enderezando los pobres corazones de este pueblo. Te amo y te bendigo. En el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Ave María Purísima, sin pecado concebida. 

Con la tecnología de Blogger.