Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús – 8 Junio 2018

Pequeño esposo de la Cruz, al darte de beber de Mi Sangre, Mi Sangre se hace una con la tuya (1) por ver la pobre nada que consuela mi Corazón. Yo busco almas pequeñas, Yo no busco almas grandes, busco almas pequeñas, para hacerlas crecer en la virtud. Busco almas pequeñas, porque no se jactan de sus méritos, porque al recibir los Míos los hacen vida. Busco almas pequeñas, porque son las almas que no me preguntan el por qué de lo que les ordeno, sino que me preguntan cómo hacer lo que les ordeno. Almas pequeñas, eso es lo único que Mi Sagrado Corazón les pide. Y que me regales tu alma, pequeña, manchada, sucia, es el mejor regalo que puedes hacerle a Mi Corazón, tu alma. ¡Yo no quiero nada más! Mi Corazón no quiere grandes almas, quiere las pequeñas para que sean grandes en Mi Voluntad, en Mi Querer. Y cuando el alma reconoce Mi Voluntad, la reconoce cuando ya ha conocido, encontrado, y abrazado Mi Infinito Amor. Las almas que se dejan encontrar, buscar y amar por Mi Amor son almas apasionadas, son almas grandes, son almas hermosas, porque Mi Amor todo lo hace hermoso, porque Mi Amor todo lo hace infinitamente grande, porque el Amor de Mi Sagrado Corazón todo lo hace nuevo. Almas, apóstoles de Nuestros Sagrados Corazones, miren el Corazón que tanto ha amado a los hombres y que quiere ser amado por ustedes, los hombres. Pequeñísimo hijo, hoy, te confirmo como el alma víctima que con sus dolores acerca al mundo al Amor de Mi Corazón. Apóstoles de los Últimos Tiempos, cada primer viernes (2), cada primer sábado de mes, oren por la única intención: Que el mundo conozca el Amor de Dios. Mi Sagrado Corazón les ama infinitamente más de lo que ustedes pueden comprender. Les doy Mi Bendición: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

(1) En la Santa Comunión, puedo decir con la Sierva de Dios Luisa Margherita Claret de la Touche: “El que mantiene el mundo está en mí. La Sangre de un Dios circula por mis venas. No temas alma mía: El Señor del mundo te ha cogido en Sus brazos y quiere que te recuestes en Él”.

(2) A Santa Margarita María de Alacoque, durante la Sagrada Comunión, el adorable Corazón de Jesús le dijo: “Yo te prometo, por el exceso de la misericordia de Mi Corazón, que su Amor todopoderoso concederá a todos aquellos que comulguen los primeros viernes, nueve meses seguidos, la gracia de la penitencia final; que no morirán en mi enemistad, ni sin recibir los sacramentos y que Mi corazón les será asilo seguro en su hora postrera”.


Con la tecnología de Blogger.