Las Moradas de Perfección: un Camino de Santidad, a través de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús, José y María

Índice


Santa Teresa de Jesús y el Espíritu Santo

Santa Teresa de JesúsSanta Teresa de Jesús en su Llamado de Amor y Conversión del 14 de Mayo de 2018, indicaba que:  « El Espíritu Santo ha sido el Dios desconocido. », pero para ella el Espíritu Santo no fue un Dios desconocido. El primer recuerdo de su relación con el Espíritu Santo en la vida de Santa Teresa fue el rezo del himno de "Veni Creator" y es ahí donde recibe una de las primeras gracias místicas, oyendo la voz del Señor y recibiendo la sanación de su gran debilidad, la afectividad. Durante toda su vida, la presencia de la paloma, representando al Espíritu Santo es una constante en la vida de Teresa y el Cielo ha querido que sea ella la Guía e instructora en estos últimos tiempos del camino que el alma debe transitar con paciencia y perseverancia para llegar a la santidad. Estas Moradas de la Perfección son los estados y los grados de la vida espiritual, que el alma recorre hasta unirse plenamente, ya desde la tierra, con Dios; esas Moradas están plenamente abiertas dentro de los Sagrados Corazones de Jesús y de María

« ¡Sea loado Jesucristo y su Santísima Madre del Carmen!, pequeño carmelita, Elías consolador del Padre, Dios nos une, son Mercedes de su Majestad, el Señor. Dios ahora nos hace encontrarnos en este Tiempo de Gracia y de Misericordia, para que te guíe y te enseñe como interiorizar en la vida espiritual y progresar así a la Obra que Dios ya ha empezado, pero que desea darle impulso y fuerza para llegar hasta esa etapa espiritual en que este Apostolado será la Obra que lleve la Gran Evangelización de la Tierra. Obra que ya fue profetizada y deseada por los Santos y Mártires devotos de Jesús y de María. Pero, carmelita, ya la Obra está aquí y es el Apostolado. 

Pequeño carmelita, poco a poco el Cielo, con mi intercesión, te dará, guiará, y enseñará en los auténticos Aposentos que un alma recorre dentro de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Ahora estaremos unidos. Nuestra Señora del Monte Carmelo, San José, mi consejero, y yo Santa Teresa de Jesús te amamos y te bendecimos. Junto conmigo iremos recorriendo cada Morada de los Sagrados Corazones. Esta caminata exige mucha paciencia y perseverancia. Estas virtudes los dará el Amor si recorren estas Moradas y aprenden con Amor. »

El Primer Paso. La Humildad

El primer paso para este sendero espiritual es la humildad, reconocimiento del pecado, deseo de santidad, es decir todo lo contrario al orgullo y a la soberbia de la vida. Aunque el hombre tiene necesidad de lo Absoluto, de la Verdad, la mayoría de las veces, busca esa Verdad, no en la Fuente de la Verdad, que es Dios, sino en otras partes. Según Santa Teresa existen tres tipos de almas:
  • Unas almas que han conocido la Verdad se alejan de Ella, porque les exige radicalidad y rectitud.
  • Otras almas con anhelos de la Verdad quieren convertirse en dioses, se pierden estas almas por la soberbia y el orgullo, como pasó con los que hicieron construir la Torre de Babel.
  • Otras almas quieren buscar y creen que han encontrado la Verdad siguiendo creencias, religiones y prácticas contrarias a la Verdad misma.
« Carmelita, la humanidad anhela a Dios, ansía la Verdad, quiere encontrarse con lo Absoluto, pero el corazón humano es tan orgulloso para que reconozca que le hace falta encontrar a Dios. Pero las almas que reconocen la ausencia de Dios y ansían su Presencia, dan el permiso para que Dios, por medio de su Espíritu, empiece a conducirle por el Sendero de la Vida y por las Moradas del Reino. »


El Modelo de San José

San JoséEn el Llamado de Amor y Conversión del 4 de Diciembre de 2017, Santa Teresa, expresaba como San José, representa el modelo de corazón que se precisa para iniciar el camino hacia la santidad: « El humilde recibe el Amor, el humilde da el amor. El corazón que no es humilde difícilmente avanzará, porque este camino de santidad es un camino para los humildes. Vean el modelo de San José, Corazón humilde, Corazón sencillo, Corazón de silencio, Corazón de servicio, Corazón que amó. Él, el Glorioso Patriarca, será quien los conducirá por este camino de santidad. San José es el iniciador de este camino. ¡Síganlo! Que el letargo, que la pereza, y que la debilidad humana, que siempre es la excusa de las almas miedosas, no los detenga. »

Es necesario por tanto limpiar el corazón, purificarlo. Para avanzar por el camino de la perfección y la santidad, hay que eliminar del corazón las cosas negativas: el dolor, el odio, el miedo, la desconfianza, la tristeza. Todos estos aspectos que no vienen de Dios, paralizan al corazón y hace que se detenga su avance. Y en este camino,  San José como el iniciador de este caminar es también el protector, el consejero y el compañero que ayuda a las almas a avanzar en la vida espiritual.


La Oración y el Amor

Amor de JesúsEntrar en estos Aposentos a través de los Sagrados Corazones de Jesús y de María es un Llamado de Dios a todas las almas, pero no todas responden, e incluso por muchos años en la vida cristiana o por muchos conocimientos en la vida espiritual, muy pocas son las que se atreven con la humildad a aceptar esta Invitación de Dios. El alma que ha perdido el sentido del Amor, el alma que ha perdido el sentido, el horizonte de la Cruz de Cristo, el alma que ha olvidado que es amada infinitamente por Dios, difícilmente aceptará está Invitación. Por eso, Santa Teresa en su Llamado de Amor y Conversión del 18 de diciembre de 2017, señala la importancia de la oración para descubrir el amor de Dios:

« Queridos hermanos, yo los exhorto a orar y en la oración sentirse amados, porque en la vida espiritual el Amor, únicamente el Amor, es la fuerza para ser santos, es la fuerza para vivir el Evangelio y practicar nuestros Llamados de Amor y de Conversión. ¡Solamente en el Amor está el secreto para empezar a desear ser santos! El alma que cae en la tibieza, en el desánimo, en el cansancio, ya está perdiendo el sentido del Amor. ¡Pidan, pues, a su Divina Majestad nunca perder el sentido del Amor! »

Solo el alma que se siente amada, que se siente aceptada por el Amor Divino, da su "Si" a esta transformación a este caminar, a esta peregrinación espiritual.


El Espíritu Santo y la Pasión de Jesús

El primer paso de este recorrido espiritual es la iluminación del alma por el Espíritu Santo, que le muestra la verdad plena de su vida y del Amor inmenso de Dios hacia ella. El alma no se resiste, pide perdón y al ser perdonada sigue avanzando. De modo que según Santa Teresa: « El Primer Estado del Alma, en su proceso de santidad, este Primer Estado o Primer Paso es el Espíritu Santo mismo, que ilumina el alma, para que el alma no pierda la conciencia de pecado, y, así, con la ayuda de la Gracia, pueda ver todos sus pecados, pueda arrepentirse, confesarlos en el Sacramento de la Penitencia, y cambiar de vida. »

Es preciso por tanto, invocar al Divino Espíritu que ilumine nuestras mentes y corazones, que nos ayude a caminar en una conversión sincera, un arrepentimiento honesto, para poder cambiar y seguir avanzando. El Espíritu Santo se convertirá en Director, Consejero y Guía, el alma reconoce lo que ha hecho mal, reconoce el bien que no ha hecho, reconoce el bien que debe hacer y repara, porque no es solo pedir perdón también hay que reparar el mal que se ha hecho. Todo lo malo que hacía antes lo hará bien en adelante, para expiar con sus buenas obras las malas. Éso es vida de reparación.

« La primera acción que provoca el Espíritu Santo en el alma que se deja encontrar por Él es la conversión. La conversión y el dolor profundo de haber ofendido a Dios es el primer paso para regresar al Corazón de Jesús. 

El Espíritu Santo con fuego y con luz hiere suavemente el alma del pecador, abriéndole el corazón, para que pueda recibir la luz en la oscuridad que hay en el corazón»

En esta Primera Morada, donde el alma comienza el camino de santidad, es importante meditar, con la ayuda del Espíritu Divino, la Pasión Dolorosa de Nuestro Señor Jesucristo (invitación tantas veces pedida por Nuestra Madre en todas sus Manifestaciones). Esta meditación del alma, esta oración profunda y en silencio, iluminada por el Espíritu de Dios, toma conciencia del Sufrimiento de Jesús, reconoce que Jesús padeció por nuestros pecados, se humilló hasta la muerte, para salvarnos. 

En su Llamado de Amor y Conversión del 27 de Marzo de 2018, Santa Teresa, nos invita a contemplar las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, para que nos demos cuenta de que fueron causadas por nosotros y nos lleve a la compasión y al arrepentimiento:

« Alma, piensas poco en la Pasión de Jesús o mejor dicho no piensas absolutamente nada sobre la Pasión de tu Señor. Míralo en la Cruz, y por tu causa está en la Cruz, y al ver sus Heridas, arrepiéntete, cambia. 
  • Por las Heridas de su Cabeza deja de vagar en tu mente y pensamientos vanos. 
  • Por las Heridas de sus Labios deja de azotar a tu hermano con tu lengua; prívate de las palabras ofensivas, prívate de las quejas, prívate del mucho hablar y habla solamente lo necesario.
  • Por las Heridas de sus Hombros y Espalda carga tu cruz, vive los Mandamientos de la Ley de Dios, pon en práctica estos Últimos Llamados a la Humanidad. 
  • Por las Heridas de sus Rodillas humíllate, confiesa tus pecados. 
  • Por las Heridas de sus Manos deja ya de actuar como el mundo actúa, deja ya de afanarte por lo que el mundo quiere que te afanes, deja ya de trabajar por algo sin sentido. 
  • Por las Heridas de sus Pies cambia tu caminar, arrepiéntete, cambia de vida, no des más pasos al Infierno. 
¡Para! ¡escucha! ¡examínate y cambia de vida! Y deja que la Herida de su Costado con el Torrente de su Misericordia, te purifique, te restaure, te limpie y te sane. »


Conclusión

Llamado de Amor y Conversión del 14 de Mayo del 2018 de Santa Teresa de Jesús
« Almas, deben implorar más al Espíritu Santo, desde el Bautismo lo recibieron y por Él fueron consagrados a Dios. Pero la acción del Espíritu Santo la han detenido, la han troncado con los pecados, entonces el Espíritu de Dios se entristece porque es un Espíritu de Libertad y Él no pretende obligarlos a actuar en el camino de la santidad. El Espíritu Santo, si lo permiten actuar, transformará sus vidas por medio del Amor y de la Paz.

El Espíritu Santo es la primera Morada de la perfección, es el primer Aposento donde el alma empieza su camino hacia la santidad, desde el Espíritu Santo, y con Él, avanzará por el camino del Evangelio, del amor y de la santidad. Invoquen seguidamente la Ayuda y la Asistencia del Espíritu Santo. El Espíritu Santo ha sido el Dios desconocido. 

Yo, Teresa de Jesús, intercedo para que el Espíritu Santo ya no sea un Dios desconocido para ustedes y, con el Espíritu Santo, encendidos en su Amor, de verdad estén enamorados del Corazón de Jesús. Quien no tiene al Espíritu Santo no pude estar enamorado de Dios y mucho menos tener disposición para servir al prójimo. El Espíritu Santo lo es todo en la práctica del Evangelio, invóquenlo. »

Descubramos en nuestra vida, la importancia del Espíritu Santo, que como anuncia el Credo es Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo y dejémonos impregnar por las palabras del Sagrado Corazón de Jesús, que en su Llamado de Amor y Conversión del 20 de Abril de 2018, daba el siguiente mensaje:

« Mi Espíritu Santo es la Fuerza Viva del Padre y del Hijo. Y el Espíritu Santo confirma que Mis Palabras son la Verdad. El Espíritu Santo es el Alma Misma de la Divina Voluntad. Quien vive en el Espíritu Santo vive en la Divina Voluntad, porque el Espíritu Santo es Verdad y conduce a las almas a vivir la Divina Voluntad del Padre. El Espíritu Santo es la fuerza que mueve la voluntad. El Espíritu Santo siembra la Voluntad del Padre en el corazón, la riega, la protege y la hace crecer. Y el Espíritu Santo va podando esa plantita que crece, quitándole todo lo que la desfigura, como es el pecado, el amor propio, el orgullo y la vanidad. El Espíritu Santo da fuerza a Mis hijos a vivir Mis Mandamientos, que son el Camino de la Divina Voluntad en la tierra. Quien no vive del Espíritu Santo entonces está muerto en el alma, porque el Espíritu Santo es el Alma de las almas, es el Soplo de Vida que da la Vida, es el Aliento que permite que las criaturas vivan. El Espíritu Santo es el Amor Mismo que mueve todo y lo ordena, dirigiéndolo al Padre. 

¡Vivan del Espíritu Santo y vivirán en Paz! ¡Vivan en el Espíritu Santo y tendrán confianza! Y permitan que el Espíritu Santo hable y actúe por medio de ustedes y en ustedes. El Espíritu Santo es el que nutre esta Obra de los Últimos Tiempos, para que sea dócil y realice en el mundo el Reino de Nuestros Sagrados Corazones, que es el Reino mismo del Espíritu Santo. »


En su Llamado de Amor y de Conversión del 15 Octubre 2018, Santa Teresa de Jesús expresa la gran importancia que tiene este Primer Aposento de santidad y profetiza que en el esperado Nuevo Pentecostés que espera a la Iglesia, toda la humanidad será transformada en Divina Voluntad para alcanzar ese estado de Santidad, para iniciar así el Reinado Eucarístico con los supervivientes de la Gran Tribulación:

« Apóstoles del Corazón Eucarístico de Jesús, es un Deseo de la Divina Majestad que todas las almas acepten ingresar en el Primer Aposento del camino a la Santidad que es el Espíritu Santo, porque el Espíritu Santo moverá sus corazones y sus voluntades a la conversión. El Espíritu Santo dará Luz a la mente y al espíritu, para que reconozcan sus pecados, se arrepientan de todo corazón por haber ofendido a un Esposo tan Perfecto. El mismo Espíritu Santo les irá guiando para que sus vidas se transformen continuamente en otra Vida de Jesús. Almas, es tan importante este Primer Aposento que la Trinidad Sacrosanta quiere que el mundo entero ingrese a este Aposento. Ahora lo hace a través de los Llamados de Amor para que todas las almas que escuchan al Señor lo obedezcan con el corazón; pero también lo hará a través del Pentecostés Universal, toda la creación será transformada en el Divino Espíritu, ordenando y realizando el Proyecto del Padre: Que todas las criaturas vivan en unión perfecta con Él y lo amen en espíritu y verdad. El Espíritu Santo y el Doloroso e Inmaculado Corazón de María están conduciendo a los hijos de Dios al Reino del Corazón Eucarístico. »

Invoquemos al Divino Espíritu Santo por medio de la intercesión de la Omnipotencia Suplicante, Nuestra Madre María:

Ven, mi Dios Espíritu Santo, a través de la Poderosa Intercesión del Corazón Doloroso e
Inmaculado de María, tu Amadísima Esposa.
Con la tecnología de Blogger.