Testimonio Manuel de Jesús


Introducción

En verdad, no ama al Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús quien no ama al Doloroso e Inmaculado Corazón de María. 

El Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María es un apostolado anunciado desde hace mucho tiempo atrás, es el signo de que ser apóstol de Jesús es ser hijo de María, también San Luis de Montfort había anunciado un ejército de almas consagradas a Jesús por medio de la Madre María, para ser apóstol completo. 

La Madre al revelar este apostolado no revela un nuevo carisma sino, que es un llamado a comprometernos con nuestra fe, vivir nuestra fe desde el bautismo, cumplir con nuestro compromiso adquirido en el Sacramento de la Confirmación, es hacer vida nuestra Fe Católica, Apostólica y Mariana. Es luchar bajo una misma bandera para que, el Triunfo del Corazón Doloroso e Inmaculado de María, traiga sobre todo la humanidad, el Reinado Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesús.

El Señor, aun hoy habla a nuestro tiempo llamándonos a la conversión y a un verdadero compromiso con su Hijo Jesucristo. Toda manifestación de Jesús y María es una bendición de Dios para la humanidad, es parte de la Comunión de la Iglesia, es decir la Comunión de nosotros la Iglesia peregrina con la Iglesia Triunfante, por eso, Jesús y María se siguen manifestando porque nos aman y es su Amor el que los mueve a acercarse a nosotros. El testimonio de Manuel de Jesús, es una gracia de Misericordia de Jesús, para con su alma. 

El Señor ha manifestado su misericordia en mi vida, este caminito espiritual se divide en tres etapas con mucha profundidad espiritual.


Primera Etapa

La primera etapa, inicia desde muy pequeño, el Señor ha colmado mi espíritu con Gracias muy especiales, Místicas, Profundas, que a veces son una Cruz para mí, porque no comprendo algunas veces tantas gracias y, el mismo Señor se encarga de educarme y guiarme con la Santa Presencia Materna de María. Desde muy niño he tenido una grande devoción a María, y fue con Ella que aprendí a amar más a Jesús, de pequeño tenía visiones de María bajo la advocación de María Rosa Mística, Nuestra Señora de Lourdes o como Nuestra Señora de Fátima, siempre en mis oraciones en mi habitación, cuando rezaba el Santo Rosario, la Madre se presentaba y se quedaba conmigo todo el tiempo que durara la recitación del Santo Rosario. La Madre me instruía siempre desde lo secreto, Nuestra Madre siempre nos hace vivir el Evangelio es el primer paso en nuestra caminar, por eso la Madre Bendita cumplía en mí aquella cita de las Sagradas Escrituras del Evangelio de San Mateo (6; 6) “Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará”. Y poco a poco fui creciendo espiritualmente y en edad, la Santísima Madre iba formándome de corazón a corazón, me instruía internamente como dice el salmo 94; 12:”Bienaventurado el hombre a quien corriges, Señor, y lo instruyes en Tu ley”. Y así, la Santísima Virgen, como Buena Madre fue educándome, enseñándome, guiándome, y cada vez crecía mi amor por su Hijo Jesús; siempre pecador, siempre imperfecto, siempre humano, el Señor me ha ido edificando y a la vez destruyéndome, para construir sobre mis ruinas Su Santuario, Su Templo. Este es el camino que nos invitan a seguir Jesús y María, con los llamados privados con los que me instruían inicialmente.

La revelación de la misión: 

El día 15 de Julio del año 2013, se presenta Nuestra Señora en mi habitación nuevamente, y reveló ese día la misión para la que me venía preparando, y la Madre me dice: 

Este cuarto es mi casita, de aquí saldrá mi Gloria, y mi Amor, aquí vivo contigo y mi Amado Hijo Jesús, nuestro amor se hará uno y Nuestros Corazones Unidos estarán contigo. Yo soy María, Madre de Gracia, Madre del Corazón Doloroso e Inmaculado, la que te ama.

Segunda Etapa

La segunda etapa: después de ese día, empecé a experimentar más visiones, más mensajes que el eterno padre Yahvé me ha indicado que llame: “últimos llamados de amor y conversión a la humanidad”, e incluso he llegado a compartir la agonía de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, que sufren místicamente hoy por los pecados de la humanidad; en algunas de estas experiencias que el Señor comparte con mi alma, me permite sentir su dolor, por tantas cosas que Él mismo va mostrando: aborto, infidelidad, el no amor, la violencia, la destrucción de las familias, la desunión de los cristianos, sobre todo nuestra falta de amor a Dios, el no reconocerlo como Nuestro Padre y Creador, y todas esas experiencias me han ayudado a crecer, compartiendo los dolores de Jesús y María por la humanidad.

Los últimos llamados de amor y conversión a la humanidad: 

El Señor me pidió revelar los llamados, cosa que hice primeramente en un pequeño cenáculo de oración, se siguió y se sigue trabajando en el silencio y en anonimato así como Nuestra Madre lo ha ido pidiendo, con prudencia pero con perseverancia. 

En estos llamados, Jesús y María nos ayudan a caminar este nuevo éxodo, para salir de nuestra esclavitud y caminar hacia ese Reino del Fiat Supremo, donde no tendremos más división, y seremos un solo corazón, en el Doloroso e Inmaculado Corazón de María, un solo Cenáculo de oración, de amor, en su Triunfo Final y en el Reino Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesús, Rey del Universo.


Tercera Etapa

La tercera etapa: la Madre enseña a caminar a su hijo pequeño, y revela la urgencia de un Apostolado, mundial, Eucarístico y Mariano, la Madre misma junto a los llamados que da el Señor Jesús, le ha nombrado: Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María, el cual, en uno de sus llamados:

9 de abril de 2014 

Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús 

“los rayos de mi Misericordia abrazarán al mundo entero que, con el amor que brota de mi Sagrado Corazón, disiparé todo mal y las tristezas de aquellas almas que acepten mis palabras con la Santa Fe“. Mis queridos hijos estamos en los tiempos de la Misericordia (dos años antes del Santo año de la Misericordia del 2016) donde vendré a reunir a mi pueblo fiel. A aquellos que han tenido un encuentro vivo conmigo, seré yo quien reuniré a mi rebaño, junto a la Divina Pastora de las almas, que los conducirá, guiará y enseñará la Gloria de mi Reino, extendiéndose como una Llama de Amor en todos los corazones que crean en Mí… oren, oren, oren… 

Este apostolado de los Sagrados Corazones Unidos, es la misma Familia de Nazaret, Jesús, María y José, que vivían como una pequeña Iglesia, gobernada por el Espíritu de Dios, el Señor desea que volvamos todos juntos como Iglesia a sus Sagrados Corazones Unidos, a depender de Ellos, a aprender de Ellos, que desde su vida sencilla de Nazaret, extendían poco a poco el Reinado de Dios, este apostolado no es un nuevo carisma, o un nuevo movimiento, es un llamado, es una vida, y todos pueden ser parte del Apostolado, extendiendo desde sus vidas, de sus oraciones, en sus propias familias, el Reinado Eucarístico de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, en todos los corazones, pues el Reino de DIOS está en el corazón del hombre, como lo dice el Evangelio de San Lucas (17; 21) ni dirán: ``¡Mirad, aquí está! o: ¡Allí está!¨ Porque he aquí, el Reino de Dios entre vosotros está. 

En muchos de los llamados, también se nos hace una exhortación a la unidad. Unidad en la diversidad, ha dicho la Santísima Madre, no importa el carisma espiritual o estado de vida, de aquellos que desean consagrarse a nuestro Apostolado, lo importante es extender el Reinado Eucarístico de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María. Así que les exhorto a que nos unamos todos juntos trabajando para que el Reinado de los Sagrados Corazones Unidos y sus intenciones para la humanidad y la Santa Iglesia Católica sean realizadas, y depende de nosotros y de nuestra respuesta desde el amor y con la oración. 

Nuestra Señora también nos da consejos para nuestra vida espiritual en nuestro Apostolado, a los hermanos que conforman un apostolado, la doctrina de la Santa Iglesia los denomina: fieles de vida apostólica, es decir su vida es un testimonio Evangélico y apostólico, por eso Jesús y María nos invitan a ese apostolado, es decir a una vida de testimonio, de compromiso, de entrega.

Extractos de los llamados de amor y de conversión: 

15 de septiembre de 2014 

Llamado de amor y conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María 

“mis apóstoles llevan una vida de consagración” 

Queridos hijos mí corazón Doloroso e Inmaculado solo quiere que mis hijos vivan una vida de consagración. Quiero que mis hijos vivan consagrados al Señor, amando y sirviendo a sus hermanos. Mi Hijo y yo solo les pedimos una vida de consagración, de oración, sacrificio y penitencia, y así preparar a la humanidad para el próximo Retorno de mi Amado Hijo. †En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

15 de septiembre de 2014 

Llamado de amor y conversión del Sagrado Corazón de Jesús 

“conozcan Mi Amor” 

Hoy guio mis pasos a la tierra, para inundarla de amor, amor que está allí, esperando como fuente. Esta fuente de amor espera que las almas acudan a beberla. En el silencio de mi Sagrado Corazón aléjense del ruido del mundo, en la soledad de mi Cruz, vivan en mi Divina Voluntad, vaciándose del pecado, mortificando sus sentidos y orando se salvarán muchas almas. Mi Sagrado Corazón hoy desciende desde lo más alto del cielo, a abrazar a cada alma y aliviar tanto dolor, conózcanme, porque no me conocen y como no me conocen no me aman, adéntrense en las profundidades de mi Amor Celestial. En los Rayos de mi Misericordia sean benditos. † En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

12 de octubre de 2014 

Llamado de amor y conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María 

“Soy Vuestra Madre” 

Querido hijo, brote de Mis Purísimas Entrañas, hijo hoy te digo Mi pequeño alumno, desde siglos muy atrás el Padre ha querido que la presencia de la Madre, de Vuestra Madre, esté presente en Su Pueblo y como Madre les he ido guiando, educando, formando, cumpliendo misiones importantes en cada etapa de la vida de Mi Iglesia, Mi Hija. Hijo mío, Yo he querido guiar a cada alma, Soy Madre y Soy Maestra. En Fátima, se reveló el Gran Misterio de Mi Amor, Mi Corazón Doloroso e Inmaculado, Yo permito enseñarles a mis hijos (se refiere a los tres pastorcitos de Fátima), he querido propagar Mi Amor, que es la presencia de Mi Señor en Mí, Su Llama de Amor Ardiente, la Llama, el Fuego que Mi Hijo ha deseado que arda en Su Pueblo, (He venido a arrojar un Fuego sobre la Tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!) San Lucas 12, 49-53; La Llama que encenderá las almas de Amor por Jesús. Hijo Mío como ya te he dicho quiero que propagues la Devoción a Mi Corazón. Yo me he mostrado a tu interior muchas veces y así mi niño como me has visto en este Sagrada Imagen reúno todos los Misterios de Mi Corazón, todas las Reliquias de Mi Amor, y todas las Advocaciones y Mensajes que el Padre os envía a través de Mí, la Esclava del Señor, así como me ves, brote de mi alma, así Yo presento la puerta de salvación al mundo, así Yo traigo una vez más reunidas todas Mis manifestaciones, por eso te he llamado Apóstol de Mi Doloroso e Inmaculado Corazón, porque te he confiado todos los deseos de Mi Alma, todos los Secretos de Mi Doloroso e Inmaculado Corazón, todas las Lágrimas de Mi Dolor, ahora eres Apóstol y eres Mi hijo porque te he dado todo lo que recibí del Padre (porque Yo les he dado las palabras que me diste; y las recibieron, y entendieron que en verdad salí de Ti, y creyeron que Tú me enviaste.) San Juan 17, 8. Al final vendrá un Gran Nuevo Pentecostés será la Llama de Amor en cada alma, y al último tiempo Mi Doloroso e Inmaculado Corazón Triunfará (Fátima 1917). Así serán un solo pueblo, una sola Iglesia, un solo rebaño, pero ahora os digo, luchad por la unidad y la propagación del Reino de Dios-Reino de María, unidos hijos míos venceremos, unido Mi Corazón en cada alma, vencerá. En esta Sagrada Imagen vengo a reunir todas Mis Gracias. Amén. Yo te amo y te bendigo. † En el Nombre del Padre, del Hijo del Espíritu Santo. Amén.

Esta Advocación “Corazón Doloroso e Inmaculado de María” es el culmen de todas las Advocaciones Marianas. 

El Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús y el Corazón Doloroso e Inmaculado de María son las advocaciones que salvaran a la humanidad, por eso no esperemos a Nuestro Señor Jesucristo venir como rey o un poderoso, nuestro amado Jesús vendrá en la Cruz como nos redimió, vendrá enseñando su Corazón rasgado manifestando su Misericordia Divina, y la Preciosa Sangre que es nuestro precio de Salvación, por eso debemos orar, comprometernos en extender el Reinado Eucarístico de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, y cumplir sus intenciones colaborando con nuestros sacrificios y oraciones, que es el objetivo de nuestro apostolado, nos reunimos como un solo ejército eucarístico y mariano, una sola iglesia y un solo rebaño de Jesús Maestro.

Oremos siempre juntos por la Iglesia, por nuestros pastores los sacerdotes, por todas las almas consagradas y por todos nosotros bautizados para que respondamos al llamado del Señor abriendo nuestro corazón, con fe, con esperanza y caridad, y orando y testimoniando que Jesús y María viven, Triunfan y Reinan en nuestros corazones. 

Que los Sagrados Corazones Unidos de Jesús, María y José, Triunfen y Reinen en nuestras vidas, en nuestra Iglesia, en nuestra sociedad, disipen todo mal y liberen nuestras almas para ser fieles servidores del Eterno Padre Yahvé, que nos creó por amor en su Infinita Misericordia. Amén.

En Jesús y María, Manuel de Jesús a 12 de Mayo de 2019
Con la tecnología de Blogger.